Kaplan contra la censura
Humor y correción política

La corrección política no tiene sentido del humor (II)

Cierre los ojos, respire hondo y adéntrese en la mente de un justiciero social. De repente, ha despertado a una realidad llena de desigualdades estructurales. ¿Cómo había podido estar tan ciego hasta ahora? Sienta lo que es revivir el drama de minorías discriminadas a lo largo de los siglos y la necesidad de reparar injusticias históricas que tuvieron lugar mucho antes de que usted naciera pero que, de algún modo,

Libertad de expresión

La corrección política no tiene sentido del humor

A lo largo de la historia, comediantes y bufones fueron los únicos con licencia para llevar al límite el humor y reírse de todo y de todos aunque muchos acabaron fatal, como el bufón de Carlos V, Francesillo de Zúñiga, cosido a cuchilladas tras perder el favor real. Un mal chiste y al hoyo. En la actualidad, una de las bestias pardas del humor es la corrección política que, siguiendo

Escándalo Black Lives Matter

Patrisse Cullors: Black Lives Se lo montan

Todos saben dónde estaba Black Lives Matter el año pasado y la que liaron tras el homicidio de George Floyd, pero no se les recuerdan las mismas protestas cuando Walter Scott fue acribillado por un policía blanco en 2015. Algunos dirán que cinco años antes no estaban tan activos, pero que en el primer caso gobernara la bestia blanca Donald Trump y en el segundo el buen afroamericano Barack Obama

Juan Cala Inocente

Juan Cala: un blanco perfecto

La cosa está negra, sin ánimo de ofender, que se nos echa encima el Ayuntamiento de Guadalajara y acabamos de empezar. Los insultos, y los racistas también, han existido siempre en las competiciones deportivas. Normalmente se entiende que es un impulso propio del calentón del momento y se suelen disculpar después. Porque mentar a la madre de alguien o considerarlo un gran macho cabrío, así en frío, pues está feo.

Límites del humor

Viaje a los límites del humor

Olvídese de que la poesía es un arma cargada de futuro. Ni de futuro ni de pasado. Desde Aristófanes a Ricky Gervais, la auténtica arma es la comedia. El humor alivia la mente, despeja las ideas, libera prejuicios, nos muestra sin dramatismos lo peor y más grotesco de nosotros mismos, y denuncia las injusticias y contradicciones de la vida desarmándolas a través de la respuesta biológica más potente e incontrolada:

Irene Montero

Irene, contar la verdad para seguir enchufada

El charómetro que mide la popularidad del feminismo en España marcaba registros mínimos. Tras un año de funcionamiento, el Ministerio de Igualdad iba de ridículo en ridículo y había dividido al movimiento feminista más que nunca, desangrándolo en guerras internas. Los propios aliados colapsaban al verse obligados a ser machistas para defender a las feministas de otras feministas. Con tanta cuchillada entre hermanas la palabra ‘sororidad’ causaba el mismo efecto

Cine feminazi

Joyas del cine feminazi 7: La pesadilla final

Ya le avisamos desde la primera línea: el título de la séptima entrega de Joyas del cine feminazi es solo un gancho para que entre a leer el artículo. Por desgracia, la pesadilla del cine hembrista, lejos de terminar, está más presente que nunca. Hoy le traemos tres títulos recién salidos del horno feminista, aplaudidos por la crítica biempensante y reconocidos en festivales y entregas de premios. Como estamos vacunados

hipocresía progre

La poeta activista viste de Prada

Es fácil ponerle peros a la adalid de la lucha contra el cambio climático, Greta Thunberg: abandonó el colegio, se la ve limitadita y poco sociable, antipática cuando no consigue lo que quiere y el negocio montado a su alrededor se huele a kilómetros. El postureo progresista necesitaba una nueva musa, alguien que representara los nuevos Estados Unidos inclusivos, diversos y multiculturales de la era Biden. Y el mismo día

Tatiana Ballesteros o cómo convertirte en fascista si criticas a la izquierda

Siete millones de reproducciones en cuatro horas. Hola 2021, un vídeo de dos minutos y medio, se ha convertido en el éxito viral del momento. Y su autora, Tatiana Ballesteros, ha sido aplaudida por poner voz a un pensamiento compartido por millones de españoles: que la clase política no ha estado a la altura de las necesidades de los ciudadanos durante la pandemia. Un discurso que hubiera aplaudido la izquierda…

¿Y si la libertad de expresión la defendieran unos nazis y no Pablo Hasél?

Hace un mes el Tribunal Supremo confirmó las condenas de un año de cárcel a Eduardo Clavero y Alberto Gonzalo, cantantes de las bandas de rock Batallón de castigo y Más que palabras, por un delito de odio tipificado en el Código Penal. Se les condenó porque sus canciones contenían mensajes xenófobos, violentos y hacían apología del fascismo. Solo hay que hacer un ejercicio de extrapolación para comprobar que la