Kaplan contra la censura
Bulos La Manada

La fábula de Anónimo García

Había una vez un señor llamado Anónimo García. Era un tipo con inquietudes, de izquierdas, feminista y ecologista que trabajaba en Greenpeace, la organización más comprometida y solidaria del mundo mundial. En sus ratos libres se dedicaba a reírse de la derecha poniendo en evidencia sus contradicciones y sinsentidos, haciéndoles reflejarse en su espejo del callejón del Gato, lo cual era motivo de jolgorio entre sus compañeros ideológicos. Pero un

Mundial de la vergüenza

El mundial que ganó Qatar y perdió Europa

A la FIFA le gusta lo novedoso. Así comenzaba una de las tantas noticias que, en 2010, daba cuenta de la elección de las sedes mundialistas para 2018 y 2022: Rusia y Qatar. En realidad, debería haber dicho que a la FIFA le gustaba el dinero. Y es que lo del mundial de Qatar olió raro desde el primer momento. Solo la Atlántida sumergida habría sido una elección peor. Jugar

Solo sí es sí y dos huevos duros

El Ministerio de Igualdad es un habitual en Kaplan contra la censura. Nunca decepcionan. Y de un tiempo a esta parte, a medida que se acaba la legislatura, las chicas de Irene Montero están que se salen. Su amigui y mano derecha, Ángela Rodríguez Pam, lo expresó muy gráficamente cuando dijo que, como no sabían cuánto durarían en el Gobierno, tenían «diarrea legislativa». Y vive Dios que acertó plenamente con

Niña asesinada por su madre

Una víctima colateral de la LIVG

La Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, LIVG para los amigos y los enemigos, se aprobó en el Congreso de los Diputados el día de los inocentes de 2004. Por unanimidad y en medio de un estruendoso aplauso. Una ley del gobierno socialista de entonces que no ha servido para acabar con la violencia doméstica contra la que se levantaba, ha creado una enorme

Woke

La invasión de los ultracuerpos woke

Debo avisar de que esta aterradora historia que está usted a punto de leer tendrá interrogantes y preguntas sin respuesta. Pero así es cómo sucedió y así lo transcribo. No sé cuándo empezó todo pero para mí comenzó ayer por la tarde, víspera de la noche de Halloween. Estaba a punto de acabar mi turno en el centro de salud cuando el último paciente entró por la puerta. Su cara

Polemica colegio mayor

Apocalipsis machista en el Elías Ahuja

Caía el día en la pequeña isla caribeña de Patriarcado, manchando el atardecer de nubes rojas y gualdas, lo que ponía nostálgica a aquella silueta que se recortaba contra la playa. Se iba a retirar ya a su mansión cuando la criada mulata le entregó un sobre. Las cartas eran la única forma de contactar con él desde que se retiró de las redes sociales y convirtió el teléfono móvil

Batalla cultural cine

Star Woke: La última batalla (cultural)

Hay una guerra que se libra en el espacio desde hace casi medio siglo. Son dos bandos irreconciliables que con gran placer se desintegrarían mutuamente. Unos utilizando espadas láser y otros disparando fásers ajustados a la máxima potencia. Son los fanáticos de Star Wars y de Star Trek, que compiten encarnizadamente por el título de la franquicia de ciencia ficción más popular de la historia. Una lucha cruenta que ha

Sumisión química bulo

El misterio de los pinchazos patriarcales

A este verano no le falta de nada. Hasta tenemos un misterio, si hacemos caso a los titulares de los medios, que hablan de «pinchazos misteriosos». En realidad, hay una parte de misterio y tres cuartas partes de paranoia social, azuzada por esa plaga sensacionalista que se llaman medios de comunicación y por el feminismo más oportunista que intenta sacar tajada del tema. Como suelen hacer con todo lo que

Cartel Montero

El Ministerio de Igualdad la lía gorda

Pero, Kaplan, ¿qué hace usted de nuevo por aquí tan pronto?, se preguntará algún lector. ¿Le explotan acaso las fuerzas del Mal fascistas, megafascistas y ultramegafascistas que le financian el blog para boicotear la senda de progreso por la que avanza con paso firme y transversal la izquierda ecofeminista defensora de los derechos humanos? Para nada, quédense tranquilos. Pero el Ministerio de Igualdad la ha liado a lo grande con

Ucrania Vogue

La guerra de Ucrania se viste de Prada

La aparición de los Zelenski en las páginas de Vogue ha llenado de glamur la guerra de Ucrania. Un toque chic y romántico en medio de la muerte y el horror que ha despertado de golpe a muchos de este engañabobos que nos estamos comiendo aquí y que no tiene nada que envidiar en manipulación al relato nacionalista de brocha gorda que Putin ha implantado en Rusia. Como dijimos en