CHAZ Jenny Durkan

Jenny en el CHAZ de las maravillas

Érase una vez una alcaldesa demócrata de piel blanca como la nieve y cabello rubio como la miel llamada Jenny Durkan. Vivía Jenny en la villa de Seattle, una de las villas más progresistas de un reino donde gobernaba un terrible ogro llamado Donald Trump. Después de que un policía matara a un hombre de piel oscura en Minéapolis, hubo un estallido de manifestaciones y altercados por todo el país

Derribar estatuas

El gozoso placer de derribar estatuas opresoras

Hace una hermosa mañana de verano y va usted paseando por el parque. Y se encuentra con una estatua de Cristóbal Colón, o de Winston Churchill, o de Miguel de Cervantes. O de fray Junípero. Ahí, toda imponente, como suelen ser las estatuas. Contémplela y disfrútela. Pero rápido porque esa turba que se ve a lo lejos tiene intención de tirarla al mar a la mínima oportunidad. Para ellos no

Lo que el viento se llevó corrección política

¿Y si ‘Lo que el viento se llevó’ fuera políticamente correcta?

En cuanto John Ridley, guionista ganador del Oscar por esa extraordinaria película que es Doce años de esclavitud y dos horas de siesta en el cine, publicó el artículo Hey, HBO, ‘Lo que el viento se llevó’ idealiza los horrores de la esclavitud. Sácala de tu plataforma‘, HBO ni se lo pensó. Y eliminó de su catálogo Lo que el viento se llevó hasta que pueda reponerla contextualizada a la