Marvel agenda global

Marvel y el guantelete de la agenda política

Cuando el legendario Stan Lee guionizó en 1971 “El peligro de las drogas” dejó en shock al cómic estadounidense, sometido desde 1954 al Comics Code Authority, un sello que “certificaba” su moralidad. Con esta historia que incluía la drogadicción de un personaje importante de Spiderman, Marvel desafió al organismo censor e inició su decadencia y final. Cuatro décadas después, la llamada “casa de las ideas” se ha tomado muy en

Metoo

Johnny Depp hace temblar al #MeToo

Seguro que es lo último en lo que piensa Johnny Depp ahora mismo, pero su conflicto con su ex mujer, Amber Heard, está produciendo las primeras grietas serias en el movimiento #MeToo y ha conseguido que millones de personas se cuestionen si hay que creer siempre a las mujeres. ¿No son siempre seres de luz?¿Pueden ser violentas con sus parejas?¿Y aprovecharse del feminismo para atacar a los hombres que odian?

Un Ministerio de la Verdad para gobernarlos a todos

“De ahí a crear un Ministerio de la Verdad porque “es una preocupación de la ciudadanía” quedan dos telediarios”. Pueden leer estas palabras en un artículo de este mismo blog hace siete meses y hoy, a mediados de noviembre, ese ministerio está mucho más cerca. No se piensen que es mérito del que suscribe que posee poderes de videncia cual Nostradamus cañí. Muchos se lo vieron venir con un gobierno

Cine feminista

Joyas del cine feminazi 6: el hembrismo se abre camino

La agenda política avanza a velocidad de crucero y los productos culturales intentan normalizar unos contenidos ideológicos que se supone que reflejan el progreso de la sociedad, especialmente en temas identitarios como el feminismo. Si no está de acuerdo con ese “progreso” que no duda en señalar y cancelar a todo el que no lo reconozca como la única Verdad, tengo una noticia buena y una mala. La mala es

Fernando Simón

La nueva masculinidad de Fernando Simón sale rana

En cualquier país normal, un asesor sanitario como Fernando Simón ya hace tiempo que habría dejado de serlo. No acertó con la magnitud de la pandemia de coronavirus, minimizando una y otra vez el riesgo; no acertó tampoco con el uso de las mascarillas, dando mensajes contradictorios y reconociendo al final que se mintió porque no había suficientes. Su previsión de que la segunda ola de covid no iba a