Humor y correción política

La corrección política no tiene sentido del humor (II)

Cierre los ojos, respire hondo y adéntrese en la mente de un justiciero social. De repente, ha despertado a una realidad llena de desigualdades estructurales. ¿Cómo había podido estar tan ciego hasta ahora? Sienta lo que es revivir el drama de minorías discriminadas a lo largo de los siglos y la necesidad de reparar injusticias históricas que tuvieron lugar mucho antes de que usted naciera pero que, de algún modo,