Irene Montero

Irene, contar la verdad para seguir enchufada

El charómetro que mide la popularidad del feminismo en España marcaba registros mínimos. Tras un año de funcionamiento, el Ministerio de Igualdad iba de ridículo en ridículo y había dividido al movimiento feminista más que nunca, desangrándolo en guerras internas. Los propios aliados colapsaban al verse obligados a ser machistas para defender a las feministas de otras feministas. Con tanta cuchillada entre hermanas la palabra ‘sororidad’ causaba el mismo efecto

Cine feminazi

Joyas del cine feminazi 7: La pesadilla final

Ya le avisamos desde la primera línea: el título de la séptima entrega de Joyas del cine feminazi es solo un gancho para que entre a leer el artículo. Por desgracia, la pesadilla del cine hembrista, lejos de terminar, está más presente que nunca. Hoy le traemos tres títulos recién salidos del horno feminista, aplaudidos por la crítica biempensante y reconocidos en festivales y entregas de premios. Como estamos vacunados

Feministas contra el porno

La comisión Meese: Las feministas y la derecha puritana contra el porno

El ahora feminista Salón Erótico de Barcelona, antes FICEB, llenó su edición de 2019 de performances sobre violaciones y avisos por megafonía recordando la necesidad del consentimiento, por si la gente no lo tuviera claro. Los visitantes salían del recinto con ganas de todo menos de follar. Y es que para las feministas radicales el porno es violación, crea manadas, aumenta los delitos sexuales y convierte a las mujeres en

Cuento feminista de Navidad

Un cuento feminista de Navidad

Aquello no cabía en su cabeza deconstruida. ¿Cómo podía la gente celebrar las fiestas navideñas viviendo en un país donde el terrorismo machista estaba a la orden del día? Deberían estar todes en la calle exigiendo el fin del Patriarcado en vez de cantar villancicos, reunirse con la familia y darse regalos. Como representante de la nueva masculinidad, Ebenezer Lorente tenía muy claro que la Navidad era un cuento capitalista

Jessica Rabbit

Kaplan y Jessica Rabbit contra la censura

La tarta de Jessica Rabbit con la que Kaplan contra la censura celebra sus primeros 50 artículos tiene su aquel. Porque, aunque cueste creerlo, Jessica Rabbit es la responsable de que exista este blog. Cierto que oficialmente lo abrí cuando Twitter me suspendió la cuenta por sus cojones morenos, pero si hoy pienso como lo hago y no como un progresista de bien se lo debo en cierto modo a

Metoo

Johnny Depp hace temblar al #MeToo

Seguro que es lo último en lo que piensa Johnny Depp ahora mismo, pero su conflicto con su ex mujer, Amber Heard, está produciendo las primeras grietas serias en el movimiento #MeToo y ha conseguido que millones de personas se cuestionen si hay que creer siempre a las mujeres. ¿No son siempre seres de luz?¿Pueden ser violentas con sus parejas?¿Y aprovecharse del feminismo para atacar a los hombres que odian?

Cine feminista

Joyas del cine feminazi 6: el hembrismo se abre camino

La agenda política avanza a velocidad de crucero y los productos culturales intentan normalizar unos contenidos ideológicos que se supone que reflejan el progreso de la sociedad, especialmente en temas identitarios como el feminismo. Si no está de acuerdo con ese “progreso” que no duda en señalar y cancelar a todo el que no lo reconozca como la única Verdad, tengo una noticia buena y una mala. La mala es

Fernando Simón

La nueva masculinidad de Fernando Simón sale rana

En cualquier país normal, un asesor sanitario como Fernando Simón ya hace tiempo que habría dejado de serlo. No acertó con la magnitud de la pandemia de coronavirus, minimizando una y otra vez el riesgo; no acertó tampoco con el uso de las mascarillas, dando mensajes contradictorios y reconociendo al final que se mintió porque no había suficientes. Su previsión de que la segunda ola de covid no iba a

Marqueses Galapagar

La caída de la casa Galapagar

Un día de otoño triste y silencioso, cuando las nubes colgaban bajas y pesadas en el cielo amenazando tormenta, crucé una región singularmente lúgubre de Madrid. Y, al fin, al acercarse la noche, me encontré a la vista de la melancólica Casa Galapagar. Había conocido tiempos mejores, lo que saltaba a la vista con su descuidada fachada, pero aún imponía, sobrecogedora recortada contra el horizonte del crepúsculo. Miré el móvil

Estudio feminista Juguetes

Machismo y anuncios de juguetes: Un viaje alucinante a un estudio feminista

Si hay algo que no le falta al feminismo son estudios que justifiquen su forma de ver el mundo. Por eso, cuando una feminista le diga que algo “está muy estudiado”, créala, lo está. Lo que no le contará es que lo han estudiado las propias feministas siguiendo una fórmula que nunca falla: tesis inicial que quieren demostrar, observación e interpretación de ciertos datos, y no otros, seleccionados o sesgados