Polemica colegio mayor

Apocalipsis machista en el Elías Ahuja

Caía el día en la pequeña isla caribeña de Patriarcado, manchando el atardecer de nubes rojas y gualdas, lo que ponía nostálgica a aquella silueta que se recortaba contra la playa. Se iba a retirar ya a su mansión cuando la criada mulata le entregó un sobre. Las cartas eran la única forma de contactar con él desde que se retiró de las redes sociales y convirtió el teléfono móvil

Batalla cultural cine

Star Woke: La última batalla (cultural)

Hay una guerra que se libra en el espacio desde hace casi medio siglo. Son dos bandos irreconciliables que con gran placer se desintegrarían mutuamente. Unos utilizando espadas láser y otros disparando fásers ajustados a la máxima potencia. Son los fanáticos de Star Wars y de Star Trek, que compiten encarnizadamente por el título de la franquicia de ciencia ficción más popular de la historia. Una lucha cruenta que ha

Beso Lightyear

Un fracaso hasta el infinito y más allá

La historia se repite. Otra vez. Deberían escribir mil veces en una pizarra: meter con calzador ideología woke en una película, y más infantil, y anunciarlo a los cuatro vientos le parecerá una gran idea al departamento de marketing, pero en el mundo real no funciona. Aunque sea una escena intrascendente de dos segundos. Como no hayas hecho una obra de arte corres el riesgo de darte un buen batacazo

Incidentes Champions

La Champions multicultural

La batalla cultural no da un día de respiro, ni en la final de la Champions. El Real Madrid conquistó su decimocuarta copa de Europa ante el Liverpool en Saint-Denis. Un hecho que ha trascendido lo meramente deportivo por lo que sucedió antes y después, abriendo en canal las costuras de la globalización y de ese multiculturalismo maravilloso que tanto defiende la izquierda. Solo hay que ver cómo está intentando

Will Smith Oscar

Una hostia a los Oscar

Iban a ser los Oscar de la armonía, de la concordia y de la paz por Ucrania. Presentados por un trío femenino que, por fin, iba a llevar la sororidad y el feminismo a la ceremonia de cine más importante del año. Premios para mujeres, actores racializados, personas con discapacidad… Un plan sin fisuras. Pero todo salió mal. Las presentadoras también ofendieron a las mujeres, cosificaron y sobaron a los

Tokio 2020

Djokovic contra las buenas personas

Kaplan contra la censura se alimenta de la actualidad. La devora allá donde se encuentre el abuso de la corrección política y de las ideologías identitarias y globalistas. Esas que sus defensores dicen que son la evolución que nos está convirtiendo en mejores personas. La misma falacia que está detrás de frases como que el feminismo es lo de la RAE o que el Black Lives Matter solo quiere dignidad

Tokio 2021

El dudoso ejemplo de Simone Biles

En Los Ángeles 1984, el mundo aplaudió la hazaña de una atleta suiza llamada Gabriela Andersen que acabó la maratón a punto de desmoronarse tras un esfuerzo sobrehumano, negándose a ser atendida hasta cruzar la línea de meta. En los Juegos de Tokio, 37 años después, el mundo aplaude a Simone Biles, una gimnasta que se bloquea en plena competición y abandona. Lamentarlo, claro. Consolarla, animarla… de acuerdo. Pero ¿aplaudirla?

Gina Carano cancelación

Macartismo en Star Wars: La cancelación de Gina Carano

Gina Carano lo tenía todo para ser un icono del feminismo: una mujer valiente, fuerte, luchadora, estrella de las artes marciales mixtas y del cine de acción, donde demostró que las mujeres también podían dar hostias como panes. Incluso tiene ascendencia india en una época en que eso da pedigrí. Su papel de la soldado y mercenaria Cara Dune en The Mandalorian la hizo aún más famosa. Pero Gina Carano

Corrección política en la Universidad

La corrección política en la Universidad en diez delirantes capítulos

Aunque la corrección política tal y como la conocemos nació en los campus universitarios estadounidenses, la primera vez que aparecieron escritas esas palabras fue en El libro rojo de Mao, en un párrafo muy apropiado al tema que nos ocupa hablando del adoctrinamiento de intelectuales y estudiantes: “No tener un punto de vista políticamente correcto equivale a no tener alma”, decía el Gran Timonel. Más de medio siglo después de

Jessica Rabbit

Jessica Rabbit y Kaplan contra la censura

La tarta de Jessica Rabbit con la que Kaplan contra la censura celebra sus primeros 50 artículos tiene su aquel. Porque, aunque cueste creerlo, Jessica Rabbit es la responsable de que exista este blog. Cierto que oficialmente lo abrí cuando Twitter me suspendió la cuenta por sus cojones morenos, pero si hoy pienso como lo hago y no como un progresista de bien se lo debo en cierto modo a