Kaplan contra la censura

Kaplan y Jessica Rabbit contra la censura

La tarta de Jessica Rabbit con la que Kaplan contra la censura celebra sus primeros 50 artículos tiene su aquel. Porque, aunque cueste creerlo, Jessica Rabbit es la responsable de que exista este blog. Cierto que oficialmente lo abrí cuando Twitter me suspendió la cuenta por sus cojones morenos, pero si hoy pienso como lo hago y no como un progresista de bien se lo debo en cierto modo a

Marvel agenda global

Marvel y el guantelete de la agenda política

Cuando el legendario Stan Lee guionizó en 1971 “El peligro de las drogas” dejó en shock al cómic estadounidense, sometido desde 1954 al Comics Code Authority, un sello que “certificaba” su moralidad. Con esta historia que incluía la drogadicción de un personaje importante de Spiderman, Marvel desafió al organismo censor e inició su decadencia y final. Cuatro décadas después, la llamada “casa de las ideas” se ha tomado muy en

Invitadas

“Invitadas”: El Prado se hace aliado feminista y la lía parda

En algún momento, a alguien del Museo del Prado le debió de parece una gran idea: una exposición que denunciara el machismo y la misoginia del siglo XIX y flagelara a los hombres por despreciar a cientos de talentosas mujeres artistas. Se rebuscaría entre los fondos de la pinacoteca lo mejor jamás pintado por mujeres, se completaría con visiones masculinas sobre estereotipos femeninos lo más sexistas posible y se presentaría

Cartel Hollywood broma

Ofendidos made in Hollywood

Los ofendidos de Hollywood son el perfecto ejemplo de toda esa mezcla de oportunismo, moralismo e hipocresía que caracterizan a la corrección política. A lo largo de su historia, la Meca del cine ha sido un reflejo de la sociedad estadounidense, y si esta era machista o racista Hollywood también lo era, y no se preocupaba demasiado. Pero a los ojos de los liberales actuales, conversos del #MeToo y del

CHAZ Jenny Durkan

Jenny en el CHAZ de las maravillas

Érase una vez una alcaldesa demócrata de piel blanca como la nieve y cabello rubio como la miel llamada Jenny Durkan. Vivía Jenny en la villa de Seattle, una de las villas más progresistas de un reino donde gobernaba un terrible ogro llamado Donald Trump. Después de que un policía matara a un hombre de piel oscura en Minéapolis, hubo un estallido de manifestaciones y altercados por todo el país

Derribar estatuas

El gozoso placer de derribar estatuas opresoras

Hace una hermosa mañana de verano y va usted paseando por el parque. Y se encuentra con una estatua de Cristóbal Colón, o de Winston Churchill, o de Miguel de Cervantes. O de fray Junípero. Ahí, toda imponente, como suelen ser las estatuas. Contémplela y disfrútela. Pero rápido porque esa turba que se ve a lo lejos tiene intención de tirarla al mar a la mínima oportunidad. Para ellos no

Lo que el viento se llevó corrección política

¿Y si ‘Lo que el viento se llevó’ fuera políticamente correcta?

En cuanto John Ridley, guionista ganador del Oscar por esa extraordinaria película que es Doce años de esclavitud y dos horas de siesta en el cine, publicó el artículo Hey, HBO, ‘Lo que el viento se llevó’ idealiza los horrores de la esclavitud. Sácala de tu plataforma‘, HBO ni se lo pensó. Y eliminó de su catálogo Lo que el viento se llevó hasta que pueda reponerla contextualizada a la

Delitos de odio

Una caja de Pandora llamada delitos de odio

El debate de ideas en libertad es la base de cualquier sociedad que se precie de ser democrática. Pero ¿qué pasa cuando parte de esas ideas quedan prohibidas y no pueden ser debatidas? Pues que la democracia gana y la sociedad es todavía más libre. Ha visto el salto ilógico, ¿verdad? Pues bienvenido al políticamente correcto siglo XXI de los delitos de odio en el que los sentimientos son más

Los nuevos mandamientos de la censura en Twitter

El 31 de enero Fernando Simón dijo que España no tendría más allá de algún caso aislado de coronavirus. La OMS estuvo hasta marzo animando al movimiento ilimitado de personas y criticando la suspensión de eventos como el Mobile World Congress. Esos mensajes se difundieron masivamente en las redes sociales. En teoría, ninguno de ellos debería haber pasado la nueva censura de Twitter que se ha ampliado aún más y