Sumisión química bulo

El misterio de los pinchazos patriarcales

A este verano no le falta de nada. Hasta tenemos un misterio, si hacemos caso a los titulares de los medios, que hablan de «pinchazos misteriosos». En realidad, hay una parte de misterio y tres cuartas partes de paranoia social, azuzada por esa plaga sensacionalista que se llaman medios de comunicación y por el feminismo más oportunista que intenta sacar tajada del tema. Como suelen hacer con todo lo que

Ucrania Vogue

La guerra de Ucrania se viste de Prada

La aparición de los Zelenski en las páginas de Vogue ha llenado de glamur la guerra de Ucrania. Un toque chic y romántico en medio de la muerte y el horror que ha despertado de golpe a muchos de este engañabobos que nos estamos comiendo aquí y que no tiene nada que envidiar en manipulación al relato nacionalista de brocha gorda que Putin ha implantado en Rusia. Como dijimos en

Amber Heard

El día en que Amber Heard casi capturó a Jack Sparrow y se cargó el #MeToo

No es por presumir pero ya lo vimos venir hace dos años en Kaplan contra la censura. Dijimos que si perdía en Estados Unidos, Amber Heard se iba a convertir en un ejemplo para la posteridad, pero no el que ella quería. Y así ha sido. Finalmente, Johnny Depp ha probado que tenía razón. Y para ello solamente ha tenido que soportar seis años de calumnias, perder contratos millonarios, ser

Chanel calla bocas

El «chanelazo», la izquierda veleta y el feminismo monjil

Si alguien nos hubiera dicho que tendríamos dos entradas dedicadas a Eurovisión nos habríamos echado a reír. Pero aquí tiene la primera que puede leer a modo de Previously on Eurovision, y ahora llega el apoteósico final. Y es que la última edición del festival ha dejado tan al descubierto la idiosincrasia patria, especialmente la progre, que es imposible resistirse al terremoto que ha provocado el chanelazo. Salió elegida en

Elon Musk se la saca en Twitter

Lo que son las cosas. Hace justo cien artículos que echó a andar Kaplan contra la censura, cuando Twitter cerró la cuenta de un servidor por un hilo que se convirtió en uno de los primeros textos del blog. Y será el Destino, el Patriarcado o vaya a saber qué otra fuerza ignota, pero el artículo número cien coincide con el mayor revuelo en la historia de la red del

Guernica contado para escépticos

Las apariciones por videoconferencia de Volodimir Zelenski empiezan a parecerse a las chapas de Greta Thunberg: él habla que te habla y los políticos le aplauden en pie, que queda muy bien, pero nadie le hace caso. A diferencia de la sueca repelente, el presidente de Ucrania al menos tiene motivos de peso para prestarse a este paripé. Sin embargo, a veces la lía. En Israel comparó la invasión rusa

Mantequilla Ultimo tango en París

El último tango y el timo de la mantequilla

La frase atribuida a Joseph Goebbels «una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad» adquiere pleno sentido con la supuesta violación de El último tango en París, una de las leyendas urbanas del feminismo actual, ansioso por demostrar que vivimos en una cultura que normaliza la violencia sexual contra las mujeres. Y para ello que la escena más famosa de la película fuera la violación real de una

Desinformación Ucrania

La primera víctima en Ucrania es la de todas las guerras

Ya es casualidad que el político norteamericano al que se le atribuye la frase “la primera víctima de la guerra es la verdad” muriera el mismo día que a Estados Unidos no le quedara más remedio que lanzar la bomba atómica sobre Hiroshima para no alargar la Segunda Guerra Mundial. O quizá fue un guiño de la historia. Cuando estalla una guerra la propaganda se adueña del relato mientras la

Benidorm Fest

Bochorno progre antes de Eurovisión

En un país con una inflación disparada, el precio de la luz batiendo récords, los autónomos más maltratados que nunca, la mayor tasa de desempleo de la Eurozona y polémicas medidas contra el Covid-19 que vulneran derechos y libertades, el gran drama para muchos es un concurso musical para decidir la canción que irá a Eurovisión. Miles de furiosas quejas por un supuesto fraude, peticiones de sindicatos y de partidos

Djokovic: el negacionista que amenaza al mundo

Si hace diez años alguien me hubiera dicho que el bueno de Kaplan abandonaría el recto camino de la izquierda habría estallado en una carcajada. Y si alguien me hubiera dicho que libraría la batalla cultural desde un blog en mitad de una pandemia mundial me lo habría creído aún menos. Pero lo que jamás se me habría pasado por la cabeza es que iba a dedicar dos artículos para