Ataque homófobo

Ocho encapuchados que vienen de Bonanza

Un buen esperpento tiene que empezar con algo digno de él. Por ejemplo, una frase de Karl Marx: la historia ocurre dos veces, una como tragedia y la otra como farsa. El bochorno de la izquierda con el asesinato de Samuel Luiz ha vuelto a suceder, multiplicado por cien, con el falso ataque homófobo en Madrid. Y el papelón que han hecho los medios de comunicación debería ser estudiado en

Conspiracion Pitufos

Los Pitufos son el Mal

Puede parecer que desde que Podemos echó de una patada sorora a Teresa Rodríguez, la gaditana ha perdido el norte. Nada más lejos de la realidad. La que una vez se proclamara khaleesi andaluza sigue preocupándose por los temas importantes para la ciudadanía. Como demostrar que La Patrulla Canina es machista y poner el foco en una de las grandes teorías feministas, junto a la Fanta que sirven a las

Climagate

El ‘Climagate’ que lo pudo cambiar todo

Un mago de Oz engañando con el calentamiento global. La viñeta que acompaña esta entrada fue una de las imágenes del entonces famoso Climagate, en 2009. Tan solo diez años más tarde, el que iba a ser el mayor escándalo de la ciencia moderna se quedó en un borrón del apocalipsis climático. Los medios lo reescribieron para que se adecuara a los nuevos tiempos. Actualmente, la absolución de sus implicados

Histeria climática

La histeria del apocalipsis climático en diez ardientes capítulos

En un mundo en el que millones de personas reclaman indignadas la ecosostenibilidad desde sus cómodas y contaminantes vidas capitalistas, renegando al mismo tiempo del capitalismo, el debate sobre el cambio climático ya no existe. De hecho, se ha pasado directamente al siguiente nivel del juego: el apocalipsis climático, sobre el que tampoco se permite debate alguno a riesgo de ser tachado de “negacionista”. Esa palabra de moda que emparenta

Lobby LGTBI

Samuel y la homofobia con calzador

Pocos casos han demostrado el daño que pueden causar a la opinión pública los movimientos identitarios asociados a la izquierda como el de Samuel Luiz, el joven de 24 años asesinado de una brutal paliza en La Coruña. El hecho de que fuera homosexual —cosa que sus agresores no sabían— e increpado al grito de “¡maricón!” ha sido suficiente para que se señalara como un crimen homófobo. Y que hubiera

Black Lives Matter a la madrileña

Las elecciones autonómicas del 4 de mayo en Madrid dejaron en estado de shock a la izquierda. Isabel Díaz Ayuso se olió la traición de Ciudadanos y desactivó dos mociones de censura, convocó elecciones y, a pesar de sufrir una concienzuda campaña de desprestigio, arrasó incluso en el famoso cinturón rojo, expulsó a Pablo Iglesias de la política y, encima, decidió pactar con la bestia parda del progresismo, Vox. Por

Feminazis

Lorena Bobbitt vuelve a afilar el cuchillo

Buenismo bien es un programa supuestamente de humor de la Cadena SER. Aunque según ellos no querían predicar para convencidos, lo cierto es que el programa solo es soportable si siente el progresismo galopar por las venas. Y como buena muestra de lo que es la izquierda actual no falta ni uno de sus tics: superioridad moral, odio a la derecha justificado en que es la derecha la que promueve

Virus chino

Las tribulaciones de un virus chino en China

Le llamaron conspiranoico. Sí, a usted. Por no creer que la pandemia se inició cuando alguien se comió un murciélago o un pangolín y por mirar con suspicacia el instituto de virología y no el mercado de animales de al lado. ¿Se acuerda? Si hasta decir “virus chino” era de mala persona. Pues está de enhorabuena: crecen las sospechas de que el Covid-19 salió de un laboratorio. Si se confirmara,

Escándalo Black Lives Matter

Patrisse Cullors: Black Lives Se lo montan

Todos saben dónde estaba Black Lives Matter el año pasado y la que liaron tras el homicidio de George Floyd, pero no se les recuerdan las mismas protestas cuando Walter Scott fue acribillado por un policía blanco en 2015. Algunos dirán que cinco años antes no estaban tan activos, pero que en el primer caso gobernara la bestia blanca Donald Trump y en el segundo el buen afroamericano Barack Obama

Juan Cala Inocente

Juan Cala: un blanco perfecto

La cosa está negra, sin ánimo de ofender, que se nos echa encima el Ayuntamiento de Guadalajara y acabamos de empezar. Los insultos, y los racistas también, han existido siempre en las competiciones deportivas. Normalmente se entiende que es un impulso propio del calentón del momento y se suelen disculpar después. Porque mentar a la madre de alguien o considerarlo un gran macho cabrío, así en frío, pues está feo.