Kaplan contra la censura
Climagate

El ‘Climagate’ que lo pudo cambiar todo

Un mago de Oz engañando con el calentamiento global. La viñeta que acompaña esta entrada fue una de las imágenes del entonces famoso Climagate, en 2009. Tan solo diez años más tarde, el que iba a ser el mayor escándalo de la ciencia moderna se quedó en un borrón del apocalipsis climático. Los medios lo reescribieron para que se adecuara a los nuevos tiempos. Actualmente, la absolución de sus implicados

Histeria climática

La histeria del apocalipsis climático en diez ardientes capítulos

En un mundo en el que millones de personas reclaman indignadas la ecosostenibilidad desde sus cómodas y contaminantes vidas capitalistas, renegando al mismo tiempo del capitalismo, el debate sobre el cambio climático ya no existe. De hecho, se ha pasado directamente al siguiente nivel del juego: el apocalipsis climático, sobre el que tampoco se permite debate alguno a riesgo de ser tachado de “negacionista”. Esa palabra de moda que emparenta

Tokio 2020

Djokovic contra las buenas personas

Kaplan contra la censura se alimenta de la actualidad. La devora allá donde se encuentre el abuso de la corrección política y de las ideologías identitarias y globalistas. Esas que sus defensores dicen que son la evolución que nos está convirtiendo en mejores personas. La misma falacia que está detrás de frases como que el feminismo es lo de la RAE o que el Black Lives Matter solo quiere dignidad

Tokio 2021

El dudoso ejemplo de Simone Biles

En Los Ángeles 1984, el mundo aplaudió la hazaña de una atleta suiza llamada Gabriela Andersen que acabó la maratón a punto de desmoronarse tras un esfuerzo sobrehumano, negándose a ser atendida hasta cruzar la línea de meta. En los Juegos de Tokio, 37 años después, el mundo aplaude a Simone Biles, una gimnasta que se bloquea en plena competición y abandona. Lamentarlo, claro. Consolarla, animarla… de acuerdo. Pero ¿aplaudirla?

Feminazis

El humor feminista tiene muy malas pulgas

Aquella noche Andreu Buenafuente cometió una herejía en su programa. Se le ocurrió decir que en España no se practicaba mucho el humor feminista. En menos que ve una violencia machista Sonia Vivas, Twitter se llenó de mensajes con la etiqueta #QueridoBuenafuente para corregirle, y si no llega a ser un cómico progresista lo de querido lo habrían cambiado por otra cosa. Por supuesto, Buenafuente hincó la rodilla a lo

Lobby LGTBI

Samuel y la homofobia con calzador

Pocos casos han demostrado el daño que pueden causar a la opinión pública los movimientos identitarios asociados a la izquierda como el de Samuel Luiz, el joven de 24 años asesinado de una brutal paliza en La Coruña. El hecho de que fuera homosexual —cosa que sus agresores no sabían— e increpado al grito de “¡maricón!” ha sido suficiente para que se señalara como un crimen homófobo. Y que hubiera

El Patriarcado no es lo que era

Enhorabuena, machirulos. El Patriarcado es más fuerte que nunca en España. La dominación y opresión a la que se somete a las mujeres desde hace cuatro mil años vive sus mejores momentos. No cabe duda de que los tribunales, los medios de comunicación y el pensamiento único que se inocula a la opinión pública es patriarcal, impidiendo que el feminismo tenga cabida y pueda entrometerse en el diabólico plan que

Polémica festival San Sebastián

El Festival de San Sebastián va por lana feminista y sale trasquilado

Ya me lo reconoció una vez el entrañable y ya fallecido director del Festival de San Sebastián, Diego Galán: organizar festivales es una profesión de riesgo político y para sobrevivir hay que adaptarse al entorno. Su sucesor, José Luis Rebordinos, de dilatada experiencia en cotarros culturales, es en este sentido todo un camaleón. Y en la era de la corrección política y el postureo ha visto la oportunidad de quedar

Black Lives Matter a la madrileña

Las elecciones autonómicas del 4 de mayo en Madrid dejaron en estado de shock a la izquierda. Isabel Díaz Ayuso se olió la traición de Ciudadanos y desactivó dos mociones de censura, convocó elecciones y, a pesar de sufrir una concienzuda campaña de desprestigio, arrasó incluso en el famoso cinturón rojo, expulsó a Pablo Iglesias de la política y, encima, decidió pactar con la bestia parda del progresismo, Vox. Por

Feminazis

Lorena Bobbitt vuelve a afilar el cuchillo

Buenismo bien es un programa supuestamente de humor de la Cadena SER. Aunque según ellos no querían predicar para convencidos, lo cierto es que el programa solo es soportable si siente el progresismo galopar por las venas. Y como buena muestra de lo que es la izquierda actual no falta ni uno de sus tics: superioridad moral, odio a la derecha justificado en que es la derecha la que promueve