Cine feminazi feminista

No hay cine feminazi, le dirán. No existen las películas hembristas. Pero haberlas haylas. El feminismo #MeToo se ha extendido con todos sus excesos sin que casi nadie se atreva a cuestionarlo, y ha llegado como una apisonadora al séptimo arte. Pero a fecha de hoy aún no ha podido con el mercado y una ley se cumple inexorablemente: cuanto más feminismo forzado hay en una película, peor taquilla. Da igual cuantas alabanzas salgan de los críticos woke y del departamento de marketing de los estudios: el público no feminista no va a ver panfletos ideológicos disfrazados de películas, y el público feminista está más interesado en tuitear que en gastarse el dinero. Un plan sin fisuras.

En Vengadores: Endgame los héroes están librando la lucha final contra Thanos, y un agotado Spiderman le pasa el Guantelete a Capitana Marvel mientras una horda de aliens se lanzan contra ella.
– No sé cómo vas a atravesar todo esto – le dice Spiderman.
Pues con sororidad. Aparecen todas las superheroínas Marvel que se lanzan épicamente al ataque como si se enfrentaran al mismísimo Patriarcado. Da igual que cada una estuviera en una punta del campo de batalla y que ese momento quede forzadísimo. Hay que meter con calzador esa escena para que se vea que hay un apoyo incondicional al feminismo. Y si le pone alguna objeción a ese momento sublime es usted un misógino de mierda, que lo sepa.

Y justo ahí está el problema: que les trae al pairo si lo que sale en pantalla tiene sentido o funciona o no en la historia. Piensan más en el postureo, en cumplir con la agenda y plantar una pica contra la sociedad machista que humilla a las mujeres… incluidas las millonarias ejecutivas de los estudios y las no menos forradas actrices de Hollywood.

Cómo distinguir una película feminazi

Todas las películas que se deslizan por la pendiente feminista hasta llegar a la dimensión feminazi tienen rasgos similares. Son los 7 mandamientos del cine feminazi. Imagíneselos tallados en piedra y presentados cual mandamientos divinos por Carmen Calvo vestida de Moisés con barba y todo:

  • 1. Exaltación sin límites del poder femenino. Las mujeres no solo son poderosas sino que son pluscuamperfectas, apenas encuentran dificultades para lograr sus objetivos.
  • 2. Ridiculización y deshumanización de lo masculino. Así como las mujeres son perfectas, los hombres todo lo contrario: son malvados, ridículos o estúpidos, o todo a la vez. Con la única excepción del buen aliado que asume siempre su lugar detrás de la mujer.
  • 3. Adoctrinamiento. Por si no quedara claro que lo importante de la película es el empoderamiento femenino y criticar el masculinismo, los diálogos refuerzan esta idea, a menudo a través de chistes y supuestos golpes de humor para que parezca todo más divertido.
  • 4. Justificación de la cosificación y la violencia contra los hombres. Lo mismo que las mujeres critican si se refiere a ellas, en este caso lo ven como un sano y divertido ejercicio de subversión de roles.
  • 5. Toques de diversidad sexual y multiculturalidad. En muchas ocasiones, el mensaje feminista se entremezcla con otras consignas a favor de las minorías oprimidas o promoviendo el discurso ideológico progresista que esté de moda en ese momento.
  • 6. Unos críticos entregados a la causa, conscientes de las opresiones del mundo, que siempre valoran los aspectos feministas de la película como algo positivo, anuncian que será un éxito y que, cuando la cinta no obtiene los resultados esperados, nunca quieren ver en ese exceso de ideología uno de los posibles motivos del desastre.
  • 7. Demonización de cualquier opinión negativa. Cuidado con expresar disconformidad o crítica a este tipo de cine tan “necesario”. Automáticamente será clasificado como reaccionario, misógino, facha o cualquier adjetivo similar. El cine feminazi solo admite dos puntos de vista: con él o contra él.

Con el feminismo en los talones

Volviendo a Vengadores: Endgame, por suerte el momento metoo dura un minuto y no impide seguir disfrutando del espectáculo y de las hostias como panes que dan tanto ellos como ellas. Pero en otras ocasiones no tenemos tanta suerte y el feminismo radical en vez de aparecer puntualmente recorre la película e incluso a veces la posee por completo.

El blog de Kaplan ha repasado algunos de esos hitos – algunos con más, algunos con menos elementos feminazis- para ahorrárselo a usted. No nos dé las gracias, páguenos un psicólogo que después de ver todo esto del tirón falta nos hace.

Cazafantasmas: con ella empezó todo

Le corresponde el dudoso honor de ser la pionera del cine feminazi. Un reboot del clásico de 1984 con un reparto de cazafantasmas femenino que, para venir del mítico Saturday Night Live, mucha gracia no hacían, la verdad, aunque algunos aún defienden esa sucesión de chascarrillos diciendo que era un estupendo “humor feminista” e incluso hoy la ponen por encima de la original, demostrando que hay gente con más moral que el Alcoyano. Chris Hemsworth interpreta al tío bueno subnormal (en un simpático giro, decían, de la mujer florero de las películas supuestamente patriarcales). A pesar de la campaña publicitaria poniéndola por las nubes, la película se consideró un fracaso. Recaudó más de 200 millones de dólares, pero no recuperó la enorme inversión en marketing que nos había intentado convencer de que estábamos ante un clásico imperecedero de nuestro tiempo.

El detalle opresor

Leslie Jones se llevó buena parte de los palos. La actriz no solo tuvo que soportar el racismo y los insultos en redes sociales (cabestros hay en todos los sitios) sino que además fue criticada por algunos intensitos de su propio bando que consideraron racista que la única negra de la película trabajara en el metro, mientras que las blancas eran ingenieras o científicas. Hoy con el Black Lives Matter o hacen a este personaje premio Nobel de Física o saquean los cines.

Cazafantasmas (2016). Clasificación en la escala feminazi: 7/10

El lado oscuro del feminismo poderoso es

Qué mala suerte que la nueva trilogía de Star Wars se haya rodado en la época de la corrección política. La idea de convertir en mujer a la protagonista central prometía, y más contando con Daisy Ridley. El problema es que su “viaje del héroe” no tiene mérito y aburre hasta a las vacas del picnic de Anakin y Amidala en El ataque de los clones. Desde el principio, Rey lo hace todo bien y domina la Fuerza sin entrenamiento. A Luke lo traumatizaron y mutilaron pero a una mujer empoderada no se le puede hacer daño y tiene que salir airosa en todo momento, con lo que la tensión dramática de la historia se va a tomar por saco. La última película de la trilogía es un completo desastre, como reflejó la recaudación (ganó un dineral pero fue la menos taquillera de las tres a pesar de la gigantesca campaña de marketing). En honor a la verdad, no por culpa del feminismo sino de un guion demencial impropio de la saga en el que la galáctica Mary Sue de Rey no interesa nada. Y no digamos los otros personajes.

El detalle opresor

La nueva saga galáctica es un despropósito de corrección política: desde las cuotas raciales con actores negros y orientales hasta la presencia de nuevas masculinidades y personajes femeninos que no pegan ni con cola como la vilipendiada Rose Tico. En España, la Junta de Calificación de Películas -un organismo del Ministerio de Cultura de lo más opaco que algún periodista haría bien en investigar- le dio la calificación de “recomendada para el fomento de la Igualdad de Género”, la prueba definitiva de que Rey no debería apellidarse ni Palpatine ni Skywalker, sino Dolera.

El despertar de la Fuerza, Los últimos Jedi, El ascenso de Skywalker (2015-2019 ). Clasificación en la escala feminazi: 6/10


No se pierda la secuela de este artículo, próximamente en los mejores blogs: Joyas del cine feminazi 2: Mira quién oprime ahora.

Compartir:

11 comentarios

  1. Es que en nombre del feminismo se han hecho unos bodrios que no los soportan ni ellas. Estoy deseando leer la segunda parte, señor Kaplan.

    1. ¡Es usted una lectora rapidísima, Merce! Rauda como un rayo ha acudido al blog actualizado. Efectivamente, en nombre del feminismo se están cometiendo muchas tropelías y se están haciendo muy malas películas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.